domingo, 4 de diciembre de 2016

¿Resfriado por "enfriamiento"?

Vamos a desterrar un mito. Existe la creencia de que si un niño se moja, sale al patio un día de frío, no está bien abrigado, etc. será causa de un  resfriado seguro, pues bien, esta creencia tan arraigada de generación en generación resuelta que no es cierta. Según los expertos los resfriados son originados por VIRUS, no los causa otra cosa. Y ahora nos preguntamos, ¿y por qué es en los meses de frío cuando mayor incidencia de resfriados hay? Según los estudios realizados los virus que los ocasionan  resisten más en ambientes frescos que en cálidos, el calorcito no les gusta tanto. Es decir, se conservan mejor a bajas temperaturas (como los alimentos fuera o dentro de una nevera).



Colección de dibujos animados de virus — 4371 × 5993 
Fuente: Depositphotos

Resumiendo, los virus se propagan por contagio, de unas personas a otras. En un aula, si un niño tiene uno de tantos virus como existen, es muy probable que el resto se contagien.

¿Cómo podemos evitar los contagios? Es muy importante el lavado de manos, la higiene correcta de la nariz y sobre todo evitar el contacto con una persona enferma hasta que no haya sanado. Aún teniendo todas estas precauciones los virus están al acecho pero si tenemos en cuenta esas tres cosas podremos evitarlos.

Resultado de imagen de colorear limpiar mocos 

Resultado de imagen de lavado de manos colorear


 CUENTO SOBRE UN NIÑO RESFRIADO

Cuento sobre el resfriado

Había una vez un niño que se enfermó. Tenía que estar todo el día en la cama sin poder moverse mucho. Tenía fiebre, tos, muchos mocos y a veces le dolía un poco la tripa. Y como estaba malito, no podía ir al colegio porque sino se podían contagiar los otros niños.

Como los niños no podían acercarse a él, le daba mucha pena, y empezó a dejar pasar los días tristes, mirando el cielo a través de la ventana. El quería jugar con sus amigos, quería ir al colegio, pero su madre le explicaba que debía quedarse en casa para curarse bien.
Pasó algún tiempo, y cada día estaba un poquito más triste, hasta que un día mirando por la ventana vió una extraña sombra fuera: era un pingüino comiendo un bocata de chorizo, que entró a la habitación, le dio las buenas tardes, y se fue. El niño quedó muy extrañado, y aún no sabía qué habría sido aquello, cuando vio aparecer por la misma ventana un mono en pañales inflando un globo.
Al principio el niño se preguntaba qué sería aquello, pero al poco tiempo, mientras seguían apareciendo personajes locos por aquella extraña ventana, ya no podía dejar de reír, al ver un cerdo tocando la pandereta, un elefante saltando en cama elástica, o un perro con gafas que sólo hablaba de política …
Como seguramente nadie le creería decidió que no se lo contaría a nadie, aquellos personajes siguieron viniendo a visitarle todas las tardes y el niño cada día estaba un poquito mejor y además más contento y en muy poco tiempo la fiebre, los moquitos y la tos desaparecieron y pudo volver al colegio. Allí se volvió a encontrar con todos sus amigos, y les contó las cosas tan raras que había visto. Entonces, mientras hablaba con su mejor amigo, vio asomar algo extraño de su mochila. Le preguntó qué era, y su mejor amigo le dijo que no era nada.
Cuando su mejor amigo entró a clase dejó su mochila en el suelo y finalmente pudo ver el contenido de la mochila:
¡¡Allí estaban todos los disfraces que había utilizado su buen amigo para intentar alegrarle mientras estaba malito!!
Y desde entonces, el niño decidió que él tampoco dejaría que otros niños se sientan solos o tristes… ni siquiera un ratito.
Cuento de P.P. Sacristán

 Estos dos cuentos también tienen como protagonista a uno de los compañeros inseparables de los resfriados, los moquitos.

 
 OpenLibrary Covers



Otro mito que la medicina desmonta. Os dejo un enlace de un blog de una pediatra en el que se hace referencia a este tema.  http://www.luciamipediatra.com/155/



2 comentarios:

Gracias por tus comentarios